Saltar al contenido

Como Parar de Mentir

Hay una escena de una pelicula titulada “Cuando menos te lo esperas” donde Jack Nicholson, tras muchas mentiras a la protagonista le llega a decir

“Nunca te he mentido, siempre te he dicho alguna versión de la verdad.” Ella responde, “La verdad no tiene versiones,” Y esa es la verdad. La verdad no puede tener muchos lados. Puede ser complicado o difícil de entender, pero existe… Sin embargo, la mayoría de nosotros tenemos problemas con la verdad. Puede que no seamos mentirosos, pero ciertamente bordeamos la verdad para hacer que encaje más cómodamente en nuestras vidas, para evitar que interrumpa algo,que nos haga daño, que nos imposibilite un ascenso en nuesra carrera, nuestras relaciones o puede que pensemos que nos traerá problemas en nuestro día a día.

En su investigación la Doctora Bella DePaulo, encontró que las personas mienten en una de cada cinco de sus interacciones diarias. Pamela Meyer, afirma en su charla de TED  que nos mienten de 10 a 200 veces al día. Es importante considerar: ¿hay un problema en cuanto a la verdad en el mundo que hemos creado? ¿Con qué frecuencia nosotros mismos decimos mentiras? Y, por otro lado, ¿intimidamos a otros de manera que los animamos a que no nos digan la verdad?

Como no mentir compulsivamente

Es común que las personas sólo digan las partes de la verdad que sienten que son aceptables o que piensan que la gente quiere escuchar, dejando la verdad completa oculta. Pueden mentir por omisión o decir “pequeñas mentiras sin importancia”. No es de extrañar que estas mentiras no sólo dañen las relaciones, sino que pueden destruirlas por completo. Incluso las mentiras contadas en el nombre de proteger a otros pueden dejarte sintiéndote bastante mal contigo mismo, porque no te sientes como un individuo auténtico y fuerte cuando no estás siendo honesto. Aquí hay algunos ejemplos de las muchas maneras en que la gente miente y cómo estas mentiras los lastiman en todas las áreas de sus vidas:

Tipos de Mentiras

Controlando una Respuesta: Cuando hablas con un amigo cercano acerca de una interacción con un compañero de trabajo o pareja, ¿cuentas sólo tu lado de la historia? ¿Omites un pequeño pero significativo detalle sobre algo que has hecho? ¿Reformulas las palabras menos deseables que dijiste en ese momento? Piensa en cómo estos cambios sutiles pueden influir en la actitud y respuesta de tu amigo. ¿Estás haciendo que tu amigo diga lo que quieres oír? Al final, ¿Vas a obtener algo útil si no cuentas las cosas lo más fiél a la verdad?

Cuando controlas una respuesta sin decir la verdad, creas una realidad alternativa, acordada entre tú y otra persona. Y solo conseguiras una opinión  que se basa  en información errónea o incompleta. Además, te niegas a ti mismo el valor y la integridad que las verdaderas opiniones de otra persona podría haberte dado y seguramente ayudado.

Mentir por omisión:

Todo el mundo tiene momentos en los que omite detalles menos deseables. A veces haces esto para ser sensible o para evitar los sentimientos de una persona, pero a veces esos detalles importan, y tú lo sabes. Por ejemplo, si su pareja te pregunta qué hiciste hoy, es posible que no mencione que terminó encontrándose con un ex y comiendo. Tal vez intentas ocultar un coqueteo continuo con un compañero de trabajo. Puede que no te parezcan actos de engaño, pero imagínate cómo los vería tu pareja. Ya sea que no haya nada que ocultar o algo real que prefieras que ellos no conozcan, omitir hechos significativos te hará sentir mal y creará un caldo de cultivo para más engaños. Por otro lado, la creación de un ambiente en el que se pueda ser abierto sobre estas cosas promoverá un sentimiento de confianza mutua y comunicación honesta.

Mentiras y Exageraciones:

Las inseguridades de las personas acerca de sí mismas pueden llevarlas a tratar de preservar cierta imagen de sí mismas hacia los demás, y pueden experimentar una necesidad de aprobación cada vez mayor. Sin embargo, cuando exageras o no actúas honestamente, te sientes como un fraude, lo que perjudica aún más tu autoestima. Hay una fina línea entre resaltar tus atributos e inflar completamente tus habilidades. En el trabajo, puedes prometer terminar una tarea que sabes que no podrás completar a tiempo. Puedes exagerar a un jefe cuando se trata de tu progreso o nivel de habilidad al hacer cierto proyecto. Pero hacer esto llevará a problemas cuando la realidad confirme la ausencia de verdad en lo que dijiste.

A veces, puedes mentir para compensar la culpa. Los padres a menudo hacen esto con sus hijos, perdiéndose un partido de fútbol, por ejemplo, y luego prometiendo que le sacarán en todos los partidos el resto de la temporada -sólo para que al final ese niño se decepcione de nuevo poco después. Es difícil ocultar una promesa rota, una reunión perdida o una actuación deficiente. Exagerar te considera de cara a los demás comopoco confiable. Tus palabras empiezan a significar mucho menos cuando la realidad no coincide.

Mentras que sirven como Autoprotección

Frecuentemente las personas son entrenadas por un crítico interno para no expresar directamente lo que quieren o sienten hacia otras personas. Puede que tengas una parte interna que te diga que no seas demasiado vulnerable, que ser debil o tener sentimientos está mal. Puedes minimizar tus emociones o actuar como si no te importara, porque no quieres sentirte o verte como un tonto. Pero defenderse con engaños o representaciones falsaste impedirá conseguir lo que quieres en la vida.

El Cotilleo o la comunicación encubierta

El cotilleo es una epidemia. Está en todos los hogares, oficinas y cafeterías. Es una industria en auge que se apodera de nuestros medios de comunicación. El mayor problema al hablar de alguien a sus espaldas es que puedes negar completamente estas observaciones cuando estás cara a cara con esa persona. Puedes ver cómo esto puede ser perjudicial para tus relaciones. Un verdadero amigo o ser querido debe ser alguien con quien puedas hablar abiertamente, alguien a quien puedas ofrecer lo mismo de vuelta.

Otro problema es que los chismes generan cinismo y destruyen la compasión. Es una forma desagradable de tratar indirectamente con observaciones reales o sentimientos competitivos. Cuando favoreces la comunicación directa por encima de los criticas, te conviertes en una persona más genuina, compasiva y atractiva.

Algunas personas creen que necesitas mentiras para sobrevivir en una relación. Yo diría que esto no es cierto. Engañar a una persona distorsionará su realidad y la hace sentir loca o loco, lo cual es una de las cosas menos éticas que puedes hacerle a otra persona. ¿Qué puedes hacer para ser más honesto? Puedes empezar siendo honesto contigo mismo.

Como dejar de decir mentiras: Mediante la Psicología

En primer lugar, puedes dejar de escuchar tu “voz interior crítica”. Evitar decir la verdad a menudo viene de escuchar a una parte interna que no está de tu lado, que te instruye a autoprotegerte diciéndote cosas como que sólo puedes ser aceptado si dices lo correcto o no te revelas realmente.

En relación con tu jefe, puede que te diga: “Has estado metiendo la pata últimamente, así que haz que tu jefe piense que has resuelto este problema sin la ayuda de tus compañeros de trabajo”. Con tu mujer, puede decir: “No le digas que olvidaste su cumpleaños, sólo será una pelea”. En relación con un competidor, puede aconsejarle: “No le hagas saber que crees que tiene talento. No bajes la guardia, sólo usará la verdad para hacerte daño”. Al conocer a este crítico interior, puedes separarlo de tu punto de vista real y actuar en su contra.

(Yo este trabajo interno lo denomino trabajo con partes y lo realizo con muchos de mis pacientes)

Luego, puedes arriesgarte con la gente que te importa siendo mucho más honesto y directo con ellos. Puedes encontrar maneras saludables y consideradas de expresarte y de ser sensible al sentido de la realidad de la otra persona. Puede que la verdad no siempre sea fácil de escuchar, pero a largo plazo, te ganarás la confianza y el respeto de las personas cuya opinión valoras más.

Cuando se trata de la verdad, es importante pensar si quieres que la gente confíe en ti. ¿Valora la integridad y quiere que tus palabras se reflejen en tus acciones? Si te comprometes con tu comportamiento, serás más capaz de ganar confianza y vivir tu vida con una comunicación honesta y abierta. Este mundo puede no ser perfecto, ni la verdad siempre fácil de decir, pero puedes encontrar paz y libertad en la seguridad de saber que el mundo que has creado a tu alrededor es lo más real que existe y lo que verdaderamente importa.